sexxlaws:

I didn’t know Big Jamesy that well. He hung about with McPherson, my flatmate. I met him on Christmas day when I worked a shift at the 13th Note. He sat at the end of the bar, drinking and drinking until he threw up over it. Watery spew dripping onto the pint glasses on the shelf below. Christmas…

48 notes

xanderkaprander:

Backstage T In The Park
With some Chiefs

My favourite bands ever!

xanderkaprander:

Backstage T In The Park

With some Chiefs

My favourite bands ever!

133 notes

Me impactó su historia, como todos tienen un principio y lucha por tus gustos musicales desde adolescente, cierto, pasando por obstáculos y situaciones, siempre hay una luz al final del túnel

cancionesinfinitas:

2.- De Franz Ferdinand o cómo es que me sacaron de la oscura matineé adolescente.

Llevo ya un poco más de diez años intentando asistir a un concierto de Franz Ferdinand. La razón es muy sencilla: Se los debo.

Usualmente cuando doy esa respuesta las demás personas creen que estoy exagerando pero es algo más que eso. La primera vez que escuché a Franz Ferdinand yo estaba en secundaria, estaba pasando por cambios hormonales y emocionales, estos últimos mucho más drásticos que los que ha vivido toda mi generación del colegio.

A los doce años falleció mi abuela, mi madre tenía migrañas y episodios depresivos por la presión del papeleo del testamento así como la repartición de los pocos bienes que quedaron. Al mismo tiempo, mi padre estaba haciendo todo lo posible por sacarnos adelante con un taxi, después de que por muchos años él fue contador regional de un banco que ya no existe.

Por esa época no era raro que yo no pudiera salir para evitar tener una reprimenda de mis padres por ser desconsiderada. En ese entonces, como diría mi madre, yo era un poco más delgada. Mi dieta consistía en frijoles negros por la mañana, huevo revuelto por la tarde y medio pan duro por la noche. Un día de plano no tuvimos más que un pan duro para los tres y té. Si alguna adolescente está leyendo esto, por favor no la intentes, no es divertida.

Si algo recuerdo muy claro, además de mi nutritiva dieta, es a una compañera a la cual yo no le caía bien y que se llamaba Cecilia. Ella usaba las faldas escolares extremadamente cortas (sigo sin entender cómo es que nunca le llamaron la atención), un montón de accesorios para el cabello comprados en un mercado y un delineado tan mal hecho que a cualquier maquillista profesional le daría horror.

Como cualquier adolescente con el afán de joder al prójimo, Cecilia un día se enteró de la muerte de mi abuela, se acercó a mí y comenzó a decirme cosas como “Pobre pendejita, que ya te quedaste sola y sin abuela ¿verdad?”. Lo malo era que ella solo se acercaba a susurrarme cosas ofensivas cuando sabía que la prefecta no estaba cerca y lo peor era que si yo permitía que me siguiera diciendo esto, nunca me iba a dejar en paz. Acepto que un día le grité que era una puta, no me enorgullezco de ello. Sin embargo yo no sabía qué decirle y que fuese tan hiriente como para romperle el ego.

A consecuencia de dicha palabra, la cual ¡sorpresa! sí escucho la prefecta, me obligaron a pedirle una disculpa. Cuando intenté explicarles a las “máximas autoridades” del colegio el contexto de dicho insulto, ni siquiera quisieron escucharme. Desde ese momento y hasta ahora tengo bien claro que en las escuelas a los becados nos aguantan pero no nos hacen caso porque como no pagamos lo mismo que los demás. Es como si no tuviésemos derecho a defendernos o a que nos defiendan.

Aunque Cecilia terminó por irse con su familia a Tamaulipas después de que terminó el primer año, yo me quedé con varias secuelas de todo lo que me decía. A veces cuando les comento a mis padres de lo que pasaba en secundaria me decían que les hubiese hablado por teléfono para que ellos tomaran cartas en el asunto pero ¿cómo lo iba a hacer si mi madre padecía de migrañas por el estrés y mi padre apenas podía sacar dinero para la colegiatura y otras cosas?

Desde secundaria es que aprendí a callarme muchos de mis problemas, dejé que se les subieran varias capas de polvo y además comencé a tener pensamientos horribles sobre desaparecer de algún modo. Yo me veía más como una carga que como un ser humano, no tenía caso hablar con las que en ese entonces eran mis amigas porque ellas no tenían familiares cercanos muertos y su mundo era escuchar a RBD.

Una tarde comencé a pensar en varias formas para irme sin sentir dolor. Quien diga que un adolescente no piensa en su fin es porque nunca vivió la angustia de ser joven. Es probable que si pasa por este blog un psicólogo me tache de maniaco-depresiva a pesar de que esta etapa y estos pensamientos ya se esfumaron. Sin embargo, cuando te sientes solo(a) y crees que ni tus padres pueden ayudarte porque tienen sus cosas en qué pensar, puede ser bastante común que tu mente divague en formas de ya no estar ahí.

Esa misma tarde yo veía MTV, era la época previa a  los realitys de madres jóvenes y ya casi post-musical. En cierto espacio apareció un video bastante curioso con tonalidades naranja, beige y negro, y el cual mezclaba palabras, animaciones y actuación de los músicos. Era This Fire de Franz Ferdinand.

Para el día siguiente la canción estaba pegada en mi cabeza, la animación me había gustado bastante, en especial porque en ese entonces me encantaba dibujar un poco. Hay quienes dirán que exagero mi historia con los archiduques del pop pero ellos fueron quienes abrieron la puerta a otras bandas, a otras canciones y me ayudaron a salir del hoyo. Desde ese día me empeñé en comprar el disco sin importar el costo.

Conforme pasaron las semanas comencé a cobrar por mis dibujos y así se me fueron olvidando las ideas de autodestrucción. Tardé no más de un mes en reunir los 150 pesos para el disco homónimo de Franz Ferdinand. No me arrepiento, ha sido una buena inversión.

Yo dibujaba y mi mente se paseaba por las canciones Take Me Out y The Dark Of The Matineé. El impacto de Franz Ferdinand fue tal que dos personajes de comic que inventé (y están enterrados entre un montón de cuadernos) se llamaban Jacqueline y Michael. Eso sí, no me pregunten las historias porque no las recuerdo pero es muy probable que se haya sido de gente mágica, era de lo que usualmente trataban mis historias.

Para cuando iba en tercero de secundaria, gracias a las canciones de Franz Ferdinand, yo ya conocía a los White Stripes y escuchaba a The Doors (ellos también tienen su historia) porque al igual que Alex, Bob, Nick y Paul, me hacían sentir bien y crear más.

Desde ese entonces se me ha hecho tradición comprar o tener los discos de los archiduques del pop, tengo el homónimo, You Could Have It So Much Better y el Tonight. Honestamente me ha resultado muy difícil encontrar el Right Thoughts, Right Words, Right Action aquí en México, esto habla mal acerca de las prioridades que cierto monopolio de discos tiene con respecto a música pero ya se dará el momento adecuado para que lo consiga. Probablemente me dirán que lo descargue gratis el asunto es que me gusta conservar mi tradición personal de tener el original.

A pesar del entusiasmo con el cual hablo de Franz Ferdinand, me ha resultado imposible asistir a uno de sus conciertos. La primera vez por falta de recursos económicos, la segunda vez igual, la tercera porque no tenía con quién ir y esta última porque yo creía que me iba a quedar con mi primer empleo. Es duro aceptarlo pero no compré mi boleto y para colmo mi exjefe me despidió justo el fin de semana en el cual iba a ser el concierto. Para ese entonces todos los boletos estaban agotados.

Estoy segura que un día, sin importar si voy con alguien más o por mi cuenta, tendré los recursos y la oportunidad de ver a Franz Ferdinand en concierto, gritaré sus canciones como histérica para liberarme de toda la carga que tuve guardada desde los trece años y estaré en las primeras filas porque se los debo.

7 notes

Thomas Müller  ;)

1,152 notes

Ya se comprendió del orden de la trilogía que hacía famosa a Kraftwerk: Trans Europe Express, The Man Machine y Computer World

Ya se comprendió del orden de la trilogía que hacía famosa a Kraftwerk: Trans Europe Express, The Man Machine y Computer World

Corregido y aumentado, algunas de las canciones más reproducidas, según mi contador

(Source: Spotify)

franzyfrenzy:

Alex Kapranos at Southside Festival, Neuhausen ob Eck, Germany 20.06.14 via dasding.de

91 notes